Coaching Organizacional Grupal


dirigido a:
  • Equipos de trabajo de la Organización
  • Gerenciales
  • Supervisores y de Areas de gestión

Objetivos

Se definen conjuntamente con los Responsables de la Organización en función a las inquietudes y el alcance planteado.


Metodología

Reuniones, talleres o seminarios de trabajo con los grupos y en lugar que se definida con los Responsables de la Organización, de acuerdo a los recursos y necesidades de la empresa, preferentemente en un lugar fuera de ella, con espacios en la naturaleza.

Se utilizan Out Door´s con Técnicas de Dinámicas Experienciales (Ver “Capacitación Experiencial- Concepto”) y herramientas áulicas para el abordaje de cada tipo de encuentro en función del tema a desarrollar, las características del grupo y las inquietudes de la Organización.


¿En que casos se puede utilizar?

Entre otros casos puede utilizarse en:

El proceso podrá comprender entre otras alternativas, las de trabajar en las siguientes dimensiones:

  • Búsqueda y encuentro de la Visión Organizacional: desde la Visión Personal a la Visión Organizacional (Unidad de trabajo o negocio). Integración de lo que busca la persona con lo que busca la Organización.
  • Identificación de talentos y competencias personales para dar a la Visión en Común.
  • Concientización de Valores y Principios Organizacionales.
  • La Confianza personal y entre miembros de un grupo o equipo de trabajo,
  • Construcción y Desarrollo de Equipos de Trabajo,
  • Liderazgo,
  • Comunicación y Procesos,
  • Reuniones Específicas: Búsqueda y Encuentro de Objetivos, Consenso de la Estrategia y Planes de Trabajo, Construcción del Diálogo y Participación Grupal.

Out Door´s con Técnicas de Dinámicas Experienciales

El Aprendizaje Experiencial es una filosofía de educación para adultos, que parte del principio que las personas aprenden mejor cuando entran en contacto directo con sus propias experiencias y vivencias, es un aprendizaje “haciendo” que reflexiona sobre el mismo “hacer”. Esta modalidad no se limita a la sola exposición de conceptos, sino que a través de la realización de ejercicios, simulaciones o dinámicas con sentido, busca que la persona asimile los principios y los ponga en práctica, desarrollando sus competencias personales y profesionales.

Una persona aprende el 20% de lo que ve, el 20% de lo que oye, el 40% de lo que ve y oye simultáneamente y el 80% de lo que vivencia o descubre por sí misma. Da más resultado que alguien cambie ante experiencias vividas, que cuando se le dice que lo haga, o si se le transmiten conceptos. Solo en la medida en que el aprendizaje se basa en vivencias reales, y en el desarrollo y refuerzo de habilidades, se puede dar un verdadero cambio de actitud (conjunto de pensamientos, sentimientos y comportamientos), siendo los participantes de estas experiencias los que descubren por si mismos los conceptos y criterios que se quiere reforzar.